El ciclo

Buenas noches,

hoy quiero compartir lo que quise y, quiero expresar con «El ciclo». Empezaremos describiéndolas visualmente y, luego os explicaré lo que buscaba transmitir.

Claramente es una obra de autorretrato. La cual esta establecida en un entorno muy básico, una habitación con solo una mesa tapada por una tela tul haciendo de mantel, y 4 velas para iluminar la escena, una en cada esquina de la mesa. Lo considero bastante minimista. También podéis apreciar que he usado tonos bastante cálidos, cosa que podría contradecir el mensaje que intentaba transmitir, pero a su vez le daba ese encanto.
La primera imagen consta de una vista desde los pies de un individuo y una persona tirada en el suelo del fondo(evidentemente yo), iluminada escasamente por la pantalla de un móvil.
La segunda y tercera son bastantes cercanas, la cabeza apoyada sobre la mesa y, a su vez iluminada por las velas.
Y la cuarta imagen ese ojo volviéndose comida. Volviéndola así una de las imágenes más grimosas a mi parecer.

Una vez descritas un poco por encima las imágenes os voy a contar lo que quería transmitir, que, aún que parezca extraño no es grima.
La idea en parte la representa su propio titulo. Quería relatar ese tedio que sufrimos muchas personas en nuestro día a día, ese sufrimiento, el estar devorándonos una y otra vez, matándonos.
Las situaciones de estrés que nos ponen en tensión y, nos obligan a ir cacho a cacho con partes de nuestra psique, nuestra salud mental.
Viéndonos así como nuestros propios verdugos, y, nuestros mas burdos enemigos. Intentando así imbuir en las imágenes el pecado de la gula, pero torciéndolo hasta tergiversar su significado y, transformando el hambre en algo más que el hecho de comer por comer.
Comer nuestra propia carne debido al sufrimiento.

Dicho esto, espero que saquéis vuestras propias ideas. Y, que de una forma u otra os hayan gustado las fotografías. Para mi significan bastante. Buenas noches y, que no tengáis pesadillas.

Deja una respuesta