Luces fuera

Hay días como hoy en los cuales no me viene nada a la mente, me siento frustrado. Así, que aprovechando esas situaciones reciclo. Reviso mi libreta y busco ideas viejas a las cuales darle una vuelta. Es un proceso cuanto menos curioso.

Anotaciones en sucio

Nada tiene un orden concreto, ni si quiera un sentido, le doy mil y una vueltas a la hoja, ni si quiera la tipografía se mantiene, aún que hay una constante, mi mala letra, aberrantes intentos de dibujos y, pequeñas frases, poemas con mil faltas de ortografía y, conceptos de fotografías desperdigados y entremezclados los unos con los otros.

Parte de ese desorden lo termino llevando a mi día a día, a otros proyectos y, otros aspectos más personales (por si esto no fuera ya suficientemente personal). Al final muchas de esas ideas pierden el sentido o, simplemente dejan de interesarme, aún que otras tiran de mi y, a su vez otras tantas me avergüenzan.

Lo mejor nace cuando se va la luz, cuando me topo en días como hoy, desesperado, sin saber que hacer. Leyendo una y otra vez lo escrito, con música saliendo desde mis auriculares. Nuevas ideas surgen, y, me invitan a seguir avanzando.

Es curioso el hecho de que me sea curioso.

Deja una respuesta