Diario de un artista.

Hoy, como cada noche, he escrito una nueva carta de suicido que bien se puede interpretar como una nueva entrada en mi diario, esta vez la he llegado a plasmar en papel, la ansiedad me obligo a ello. El hecho de haberla materializado, haber dejado rastro de lo que ronda mi sesera cada día, es extraño, muchas veces hago referencia a esas ideas que resuenan de forma constante en poemas, o, plasmo pequeñas frases que lo manifiestan de forma indirecta, de forma prácticamente criptica, evitando así que otros lo entiendan sin la clave o, llave que guardo para mi. Ni yo mismo entiendo por que estoy escribiendo esto en estos momentos. Y, si en algún momento lo llegase a compartir significaría que estoy muy cansado, muy, muy cansado de todo.

No voy a definir esto como otra carta suicida, no, ya que no puedo hacer eso, si no más bien como un grito, como la manifestación de que algo no va bien en mi vida, ni en mi mismo.

Se que la vida no es fácil, y, que no siempre puedo estar llorando, se la carga que me corresponde por desgracia y, con mi estado mental quizás sea demasiada, quizás rompa más veces de las debidas en el camino, pero al fin y al cabo es lo que me queda.

No me considero una persona afortunada, pero tampoco creo ser totalmente desafortunado, solo que no estoy pasando por mi mejor etapa, los baches a veces golpean duro, como el hecho de sentirse vació, de no tener nada que compartir con el resto. Es frustrante. Todo es frustrante. Tanto que no se como terminar esto sin pensar que he generado un popurri de todo lo que rondaba mi cabeza, creyendo que he escrito algo ilegible, sin un orden claro. Pero es como va surgiendo.

Pediría disculpas, pero seria mentira. Una mentira tan grande que me angustia solo de pensar en escribirlo.

Esto soy yo, esto y más.

La puta contradicción que me teje de manera inexperta, formando nudos donde deberia de haber cruces de hilos.

Me despido por ahora. Pues no se como manifestar lo que desborda del vaso que es mi anima. Puede que nos veamos en otro momento, o puede que no. Nunca se sabe cuando esto va a terminar. Adiós.

Deja un comentario